jueves, 9 de octubre de 2008

CINE INDEPENDIETE ENTRE COMILLAS

Conversations with other woman(2006)

Esta pelicula se las recomiendo mucho. MUCHO. Como cine y como cine.
La historia abunda en nuestros días de exilio e insilio. 
Pero, la impecable y emotiva realización no la había encontrado.
Búsquenla, porque cada cual ve la pelicula que ya vivió.
Los dejo con la mejor critica que encontré.

EN PERSUASION, NOVELA publicada de manera póstuma en 1818, la escritora inglesa Jane Austen relata el rencuentro de dos amantes, Anne Elliot y el capitán Wentworth, luego de largos años de una separación injustificada.

A esta novela hace referencia directa la Mujer (Helena Bonham Carter), cuando en una boda se topa de nuevo con el Hombre (Aaron Eckhardt) de quien estuvo enamorada a los 19 años, a quien abandonó por razones no muy claras, y con quien sostiene una conversación de toda una noche cuando ya todo ha cambiado entre ellos: ambos tienen ahora 38 años, ella vive en Londres en compañía de su esposo médico, algo mayor que él, y tiene dos hijas; él reside en Nueva York y tiene una novia con la que está vagamente comprometido. 

El encuentro está cargado de tensión, de coquetería estudiada, de recriminaciones discretas, y de un deseo incontenible de agotar la reminiscencia romántica con la salida fugaz del adulterio.

EL DIRECTOR ESTADUNIDENSE Hans Canosa, apoyado en el guión estupendo de Gabrielle Zevin, ensaya en Conversando con la otra (Conversation(s) with other women) una innovación técnica que rápido deviene artificio narrativo: dividir en dos la pantalla cinemascope, no durante unas cuantas escenas, sino a lo largo de toda la cinta, con la finalidad de contrastar los puntos de vista de la pareja, alterar las convenciones del campo y contracampo, incrementar la participación del espectador en el diálogo, y calibrar mejor las réplicas de los interlocutores y sus reacciones. A este procedimiento se suma la referencia visual a los dos personajes 19 años atrás, en el momento de su primer encuentro, mostrado todo siempre en pantalla dividida y con el continuo tránsito de una época a otra. 

El efecto es como si se reunieran las películas de Richard LinklaterAntes del atardecer (2004) Antes del amanecer (1995), para narrar los dos momentos del mismo relato romántico en una sola película. Este artificio no añade mayor fuerza dramática a la historia aquí narrada, y sí remite a experimentaciones formales más arriesgadas como la de Time Code (2000), de Mike Figgis, donde cuatro cámaras capturaban en tiempo real las intrigas amorosas de varios personajes, para presentarlas simultáneamente en una pantalla dividida en cuatro secciones. 

Algunos espectadores recordarán con placer el artificio técnico de Figgis, pero pocos habrán retenido lo qué sucedía realmente entre los personajes.

POR SUERTE NO sucede lo mismo con la película de Hans Canosa. Conversando con la otra concentra su atractivo en el recurso de un diálogo inteligente, a ratos humorístico, a menudo irónico, que mantiene vivo el interés de los espectadores. En este escrutinio de la madurez sentimental de cada personaje, la Mujer parece en todo momento conservar la ventaja. Su lucidez contrasta con la ingenuidad y las vacilaciones del Hombre, al punto de que ella se ve obligada a advertirle de las inclemencias de la edad ("Se comienza a perder la memoria después de los 40 años"), o a llevarlo a contemplar el adulterio fugaz como un rito necesario para superar alguna desavenencia en el pasado. Se trata de una rápida educación sentimental, en espacio de una noche, con el expediente de un reconocimiento carnal no exento de ironía ("Has ganado más peso, antes apenas eras perceptible").

BONHAM CARTER TIENE un desempeño notable, y en más de una escena señala la desigualdad de género que obliga a una mujer a cobrar una conciencia mayor de su propio envejecimiento. 

Por su parte, Aaron Eckhardt muestra con su vulnerabilidad y su romanticismo que el privilegio masculino es apenas redituable: al filo de los 40 años todavía conserva mucho de la inmadurez, aunque también de la frescura, que mostró en su primer encuentro con la joven lectora de Jane Austen.

Nacional.carlos.bonfil@gmail.com 

1 comentario:

kimberly dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.