martes, 20 de enero de 2009

MODA Y POLÍTICA: MICHELLE OBAMA APOSTÓ POR UNA DISEÑADORA CUBANA PARA LA CEREMONIA


Ha sido la pregunta del millón ¿qué llevará Michelle Obama a los actos inaugurales? Esta pregunta puede parecer una ridiculez teniendo en cuenta que su marido iba a ser investido como el 44 presidente de Estados Unidos. Obama es la gran esperanza, el hombre que sacará a Estados Unidos de la crisis, el que cerrará Guantánamo y hará olvidar la mezquindad dialéctica y política de su predecesor. Por eso, ¿qué importa lo que lleve puesto su mujer? Pues importa, y no sólo para alimentar páginas de moda y tertulias de crónica rosa.

La industria de la moda, como la mayoría en estos tiempos, está en crisis. Pero no sólo es una crisis estructural del sector, también hay una falta de ideas y de creatividad y la moda estadounidense la está sufriendo con creces. Si la pasada semana de la moda de Nueva York fue como el día de la marmota, la próxima pinta aún peor ya que muchos diseñadores están replegando velas para ahorrar. Por eso los diseñadores americanos miran a Michelle Obama y ven en ella la figura que puede relanzar el prestigio de la moda made in USA.

La pregunta llevaba tiempo en internet. ¿Luciría la primer dama un Narciso Rodríguez como la noche electoral? ¿O quizás un diseño de Maria Pinto, creadora de Chicago que ha vestido a Michelle en importantes ocasiones? Estas eran las principales apuestas.Isabel Toledo, quien al final ha sido la elegida, era otra posibilidad, aunque más remota. La diseñadora cubana afincada en Nueva York desde hace 25 años, también ha vestido a la mujer de Obama durante la campaña. Según explicó la diseñadora al New York Times, ni ella misma sabía si Michelle iba a utilizar el vestido que cosió para ella. De hecho, se enteró por la tele.

No sabemos cuáles eran las otras opciones, pero lo cierto es que no parece haber acertado con este modelo clasicón que no favorece nada a una mujer de 1,80 y es más propio de Laura Bush. Hasta ahora Michelle ha vestido prendas de diseñadores americanos pero alejándose siempre del look rancio de las primeras damas. Nada de Óscar de la Renta ni Carolina Herrera. No, Michelle apostó por creadores jóvenes como Thakoon Panichgul y Jason Wu, ambos participantes en los premios de la Asociación de Diseñadores Americanos y la Fundación Vogue Moda (CDFA/Vogue Fashion Fund), o los más veteranos Rodriguez o Toledo.

Todo esto hace que los ojos del sector de la moda estén puestos en Michelle Obama. Alta, de cuerpo potente, con estilo propio, Michelle puede ser la mejor publicidad para la moda estadounidense. Como declaró Hamish Bowles, editora de Vogue, al New York Times, "creo que ya ha tenido un impacto extraordinario en el negocio". Y es que los medios ya anuncian a Michelle como el empuje de la moda estadounidense porque lo que se ponga dará la vuelta al mundo con el nombre del diseñador incorporado. "Casi todo el mundo anhela vestir a Michelle, quien podría elevar el perfil de la moda estadounidense en el mundo", explicó a AFP la editora jefe de la revista de moda Women's Wear Daily (WWD), Bobbi Queen.

Hace tiempo que no ocupa la casa blanca una mujer joven y con carácter (haced memoria: Laura Bush, Hillary Clinton, Barbara Bush, Nancy Reagan). Hace exactamente 49 años desde que Jackie Kennedy se convirtiera en un icono de moda mundial. Pero ella confió su estilismo a Oleg Cassini, un diseñador nacido en París y de origen ruso, aunque afincado en Estados Unidos. No es el caso de Michelle, cuyo armario está plagado de marcas americanas, incluso en su versión barata, como cuando acudió al programa de Jay Leno con un conjunto de J. Crew.

Por eso era tan importante lo que llevara hoy. Y por eso no ha empezado con buen pie al elegir un look antiguo de una diseñadora semi desconocida. Un look complicado: encaje, lazada, abrigo, cardigan, pañuelo... que se aleja de la sencillez moderna y pragmática que caracterizó a Michelle Obama en toda la campaña. El empeño por un creador de perfil bajo nos suena bastante por estos lares. Sólo hay que mirar a Letizia y su empeño en Felipe Varela, su diseñador de cabecera que la viste 'de domingo' siempre que puede. O Aby Güemes, la "diseñadora de toda la vida" (o sea, la modista) de Ana Botella, que le solía vestircuando iba de primera dama.

Pero Michelle aún está a tiempo de arreglarlo porque los actos inaugurales no han concluido. Esta noche deberá vestirse de gala para acudir a las fiestas que se celebran en honor de su marido. Las revistas de moda tienen puesta su esperanza en Michelle para que lleve algo de glamour a la Casa Blanca. Vogue ha encargado unos bocetos a jóvenes diseñadores salidos del premio de su fundación como Vena Cava, Marchesa y Derek Lam. En WWD han pedido a diseñadores consagrados que dibujen sus modelos para Michelle. Ahí están los diseños de Michael Kors, Carolina Herrera o Marc Jacobs, pero también los de Lacroix o Lagerfeld. No obstante, lo probable es que Michelle, consciente o no de lo que puede hacer por la moda de su país, lleve una prenda de un diseñador norteamericano. Esperemos que esta vez acierte con la elección del modelo.

2 comentarios:

superior dijo...

conch246
flee756
keeper489
fair026
dock471

Luna Ti-k dijo...

Fashion y Politica... me encanto tu articulo, espera proximamente el mio enfocado a la politica en Colombia!!!