jueves, 22 de enero de 2009

SLUMDOG MILLIONAIR: PELÍCULA INGLESA DE HABLA NO INGLESA

Sinopsis: Jamal Malik es un joven que está a un paso de ganar 20 millones de rupias en el concurso Quieres ser Millonario. El hecho de que ni jueces, ni médicos, ni profesores pasaran nunca de los 60.000 levanta suspicacias sobre cómo Jamal ha llegado tan lejos en el show. ¿Es un genio? ¿Tiene suerte? ¿Ha hecho trampa? A través de la narración de su propia vida, Jamal explicará cómo cada evento de su existencia le ha guiado a cada una de las respuestas y estas, a su vez, hacia su amor verdadero, la bella Latika.

Crítica: El hecho de que haya querido comenzar el 2.009 en esta importante sección con el repaso a Slumdog Millionaire es indicativo de un hecho. Que la película no es sólo una de las mejores que veremos en este país a lo largo de este año, sino una de esas que se reuerdan con el paso del tiempo y que es capaz de dejar una pequeña huella en sus espectadores. Surge ahora una pregunta inevitable. ¿Cómo una película pequeña, de presupuesto menor al de sus competidores, rodada en oriente y sin ninguna estrella, ha logrado el reconocimiento no sólo de este blog, sino de numerosos festivales y premios? ¿Ha hecho Boyle -a quien muchos daban por muerto o desaparecido- un pacto con el diablo? ¿Se está promocionando el filme ante el vacío de otros productos de calidad? Nada de eso. Slumdog Millionaire marca la diferencia por un factor que es cada vez menos presente en el cine actual. Es una película que hace SENTIR. Que conmueve, emociona, alegra y entristece de una escena a otra, de una aventura de Jamal a la siguiente. Boyle ha logrado el espectacular milagro de extraer de la miseria, fantasía, y de esta, ilusión y esperanza. Un guión sobresaliente, una narración dinámica, vibrante, inmaculada, un ritmo arrollador, una estética atractiva, una banda sonora impactante, unos actores en su salsa, un director convencido de la potencia de su obra… todos son alicientes a una fábula moderna memorable, cargada de crítica, acidez y dramatismo, y al mismo tiempo de humanidad, luz y amor. Una película con alma y espíritu ganador. Pero ahora, ¿cómo lograremos fijarnos en esta pequeña joya ante el brillo cegador, muchas veces artificial, de filmes de mayor gancho mediático? ¿Gracias a críticas como esta? ¿Gracias a su merecida presencia en los Oscar? No. Simplemente está escrito.

tomado de katarsis.com

1 comentario:

jacker dijo...

It seems different countries, different cultures, we really can decide things in the same understanding of the difference!
nike shoes